Comienzos

Desde hace tiempo tuve claro que las personas somos algo más que un cuerpo físico y una mente. 

Necesitaba encontrar respuestas en el campo de las emociones, la mente y el espíritu, entender cómo se interrelacionan para poder actuar sobre ellos y contribuir a conseguir equilibrio y salud.

Formación y aprendizaje

Durante varios años busqué respuestas a través de la formación en diferentes técnicas.

Hoy siento mi trabajo como una unión entre lo físico y lo más sutil de cada persona, abriendo una puerta hacia un camino nuevo, diferente para cada uno.

Cuando me pongo ante un cliente, activo todos mis sentidos y trato de comunicarme con él desde el amor y el respeto, aplicando desde el primer momento una escucha activa y es entonces cuando ofrezco mis herramientas para estimular su propio autodescubrimiento.

Le ayudo a transitar un camino que yo misma ya experimentado.

MI ENFOQUE

Todas las personas tenemos un mismo objetivo, conseguir una salud integral, es decir, tanto física como emocional y espiritual.
Cada uno de nosotros la busca o la mantiene utilizando diferentes técnicas, según nuestra educación, vivencias, etc. 

Yo concibo el ser humano como un todo formado por cuerpo, mente y espíritu, y como tal lo atiendo y ayudo, para conseguir de esta manera la recuperación de su estado de bienestar.

En mis sesiones, basadas en la escucha activa, así como el total respeto y asertividad, seleccionamos una o varias técnicas a utilizar para obtener tu resultado buscado.